domingo, 12 de julio de 2020

Convertirse en hijos de Dios ¿Cómo y cuándo?

Las Escrituras nos dicen que Adán era un hijo de Dios y que se comunicaba con Dios. Esto es comprensible, ya que era un miembro de la familia de Dios; era parte de la casa de Dios. Obviamente, entonces, el cielo estaba abierto para él y el cielo también lo estaría para sus descendientes si hubiera permanecido fiel. Desafortunadamente, sin embargo, su relación con Dios terminó debido a su desobediencia. Por consiguiente, su descendencia no nacida sufrió el mismo destino y el cielo se les cerró también. El apóstol Pablo entra en gran detalle para explicar este evento histórico. Encontramos este relato en el libro de Romanos, capítulo cinco.

Sin embargo, esta condición de distanciamiento fue eliminada por Dios mismo. De hecho, la situación comenzó a invertirse cuando Dios juzgó a la pareja desobediente en el Edén, y prometió una "descendencia" para tratar este problema. En Gálatas 3:16, Pablo identifica la descendencia específicamente con Cristo Jesús. Luego explica que la descendencia de Abraham se extiende para incluir a aquellos que muestran fe en Cristo Jesús. Dios le había dicho a Abraham que su descendencia bendeciría a las familias de la tierra.

Para entender mejor lo que pasó, sería útil, en este momento de nuestra consideración, prestar atención a algo que Jesús dijo a los judíos, algunos de los cuales habían creído en él. Las palabras se encuentran en Juan 8:31-36. Dijo: "Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, son realmente mis discípulos. Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. Ellos respondieron: "Somos descendientes de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir que seremos libres?" Jesús declaró: "Os aseguro que todo el que peca es un esclavo del pecado. Ahora bien, el esclavo no se queda para siempre en la familia; pero el hijo sí se queda en ella para siempre. Así que, si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres." En este encuentro con los judíos, Jesús mostró claramente que ser descendiente de Abraham no garantiza un lugar en la familia de Dios. Para ser parte de la familia de Dios, una persona debe ser liberada del pecado y sólo Jesucristo puede hacerlo. Por lo tanto, la fe en Cristo, el Hijo de Dios, es lo que prepara a una persona para la adopción como hijo de Dios. Sin embargo, todos los que ejercen fe en Cristo ya son considerados hijos de Dios.

"El esclavo no se queda en la casa para siempre, el hijo se queda para siempre." Esta observación de Jesús forma todo el contexto de nuestra consideración. Lo que Jesús dijo es realmente muy simple, es decir, un esclavo del pecado no puede permanecer en la casa de Dios para siempre. Es así de simple. Y como muestra Pablo, eso es exactamente por lo que Adán murió. Es la misma razón por la que los descendientes de Adán están muriendo. De ello se deduce que un esclavo del pecado tendría que ser liberado de esa condición para permanecer en la casa de Dios para siempre. Y esto es precisamente lo que Jesucristo hace por el creyente, liberando a esa persona del pecado, y al hacerlo, Jesús abre el camino para que esa persona entre en la familia de Dios y permanezca allí para siempre. En otras palabras, Jesús nos está diciendo que la vida eterna (o vida aiónica) sólo es posible si nos convertimos en hijos de Dios. Por lo tanto, si uno no es un hijo de Dios, es porque esa persona es todavía un esclavo del pecado, es decir, todavía no ha sido liberado del pecado por Cristo.

En este momento, es importante tener en cuenta que las Escrituras a menudo utilizan el término muerte en un sentido metafórico. Por ejemplo, mientras que el capítulo cinco de Romanos trata de la muerte como cese de la vida, así como Dios le dijo a Adán que "positivamente moriría" y volvería al polvo del que había sido formado, el siguiente capítulo, Romanos 6, trata de la muerte en un sentido figurado. Es fundamental que apreciemos este concepto si queremos entender la muerte desde el punto de vista de Dios, como el término se utiliza en las Escrituras. Repito, la muerte es el cese de la vida. Esta es una verdad fundamental que se encuentra en toda la Biblia. La idea de que en la muerte pasamos a otra vida, ya sea en el cielo, en la presencia de Dios o en otro lugar, es absolutamente contraria a lo que enseñan las Escrituras. Fue el propio Satanás quien transmitió esta idea a Eva a través de la serpiente, y ella cayó por ello. Al hacerlo, Pablo nos dice que la mujer fue "totalmente engañada".

Ahora bien, si la muerte, tal como se utiliza en las Escrituras, significa exactamente lo contrario de la vida, representa apropiadamente un cambio completo. Por eso, cuando se usa en sentido figurado, esta idea de cambio es aún más enfática. Aunque no quiero insistir en este punto, es vital que entendamos claramente este uso metafórico, ya que nos llevará a apreciar algunas cosas que el apóstol Pedro se refirió como "difíciles de entender" en los escritos de Pablo.

Con este contexto en mente, consideremos el capítulo seis de Romanos. El versículo 3 dice: "¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús hemos sido bautizados en su muerte?” Y el versículo 4 dice: "Por eso fuimos sepultados con él en la muerte por el bautismo...". Pablo también nos dice que "morimos al pecado" y que "nosotros también hemos vivido una nueva vida" y que "nuestro viejo hombre fue crucificado con él". Ahora, ese "morimos al pecado" es un concepto muy fácil de entender. Del mismo modo, que "nuestro viejo hombre fue crucificado con él" también es fácil de entender. ¿Pero de qué manera "fuimos bautizados en su muerte"? ¿Y cómo fuimos "enterrados con él en la muerte por el bautismo"? Obviamente, todas estas expresiones sólo tienen sentido si se entienden en sentido figurado. ¿Pero qué significan?

Para Adán y sus descendientes, la muerte fue y es real. De hecho, las Escrituras lo llaman nuestro enemigo, nuestro último enemigo. Y, sin embargo, Pablo usa el término muerte para ilustrar un cambio completo de condición. Cuando Pablo dice en Romanos, capítulo cinco, que la desobediencia de Adán trajo el pecado y la muerte a él y a sus descendientes, en realidad nos está diciendo que la condición de ser hijos de Dios se ha perdido. Se perdió en Adán y se perdió en su descendencia. Sin embargo, Pablo continúa mostrando que esta condición se invierte totalmente al aceptar la provisión de Dios para la vida, es decir, al ejercer la fe en el sacrificio del Hijo amado de Dios, Jesucristo. Hablando en sentido figurado, Dios elimina nuestra condición mortal que fue traída por Adán. El rescate de Cristo, metafóricamente, mata la muerte incluso ahora. Está claro que al final la muerte, el "último enemigo", será "destruido" en todos los sentidos de la palabra.

A la luz de esto, podemos entender mejor las palabras de Pablo a los Corintios en 2 Cor. 5:19 cuando dice: "Dios en Cristo estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta los pecados de los hombres, y nos confió el mensaje de la reconciliación". Desde el punto de vista de Dios, la condición de pecado y muerte provocada por Adán dejó de existir desde el momento en que Dios proveyó el rescate a través de su Hijo Amado Jesucristo. Por supuesto, el mundo ni siquiera es consciente de esto. Por esta razón Pablo continúa diciendo que Dios "nos confió el mensaje de reconciliación" y añade, "Por lo tanto, somos embajadores de Cristo, como si Dios hiciera su llamamiento a través de nosotros. Por el amor de Dios, les suplicamos: Reconcíliense con Dios". En otras palabras, mientras que Dios sentó las bases para la reconciliación a través de Cristo, haciendo posible que los descendientes de Adán sean aceptados en la familia de Dios, esta reconciliación sólo ocurre para nosotros individualmente si mostramos la fe correspondiente.

El rescate de Cristo es, por lo tanto, la base misma que Dios usa para restaurar la adopción y es sobre esta base que el llamado llega a todos los que desean responder con fe. Gálatas 3:26 dice: "Todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús" ¿Cómo? Pablo nos asegura dos cosas: 1) nos convertimos en hijos de Dios por la fe en Jesucristo y 2) esto se realiza cuando ejercemos esta fe.

Escribiendo a los cristianos romanos (Rom. 8:14) Pablo afirma: "Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Porque no habéis recibido un espíritu que os esclavice para volver a temer, sino que habéis recibido el Espíritu que os adopta como hijos, a través del cual clamamos: «Abba, Padre»". Entonces, ¿cómo y cuándo ocurre eso? Las palabras de Pablo son muy claras; nos sucede cuando ejercemos la fe en Jesucristo y "somos guiados por el Espíritu de Dios". El versículo 23 dice que tenemos las primicias, a saber, el espíritu. Ahí está la evidencia. Ahí es cuando gritamos “Abba, Padre”. No hay nada ambiguo en eso. Pablo continúa (versículo 16), "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios".

Explicando cómo incluso las personas de las naciones se convierten en hijos de Dios, Pablo cita el libro de Oseas en Romanos 9:25, 26 y dice: "Como dice en Oseas: "Llamaré 'mi pueblo' al que no es mi pueblo, y llamaré 'mi amado' al que no es mi amado" y "Sucederá que en el mismo lugar donde se les declaró: 'No sois mi pueblo', serán llamados 'hijos del Dios vivo'"

Pablo nos resume el tema de la adopción en el capítulo cuatro de Gálatas. En primer lugar, muestra que la adopción como hijo sólo podía llegar a un israelita natural si se liberaba de la ley mediante la compra del rescate de Cristo, y luego añade que "cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos". Los versículos 6 y 7 dicen: "Y porque sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: 'Abba, Padre'. Así que ya no eres un esclavo, sino un hijo; y porque eres un hijo, Dios también te ha hecho heredero".

Como ya se ha dicho, cuando Dios reconcilió al mundo consigo mismo a través del rescate de Cristo, quitó la separación causada por Adán. Al ejercer la fe en el rescate, el creyente es bautizado en la muerte de Cristo Jesús. Lo que esto puede significar para el creyente no es otra cosa que experimentar ahora personalmente este cambio que Dios ha hecho posible a través de Cristo Jesús. Y ese cambio se completa con un cambio adicional ¿Cuál? Es el cambio de "participar en la resurrección de Cristo" ¿Cómo es eso? Al ser elevado a una "nueva vida", es decir, la vida en Cristo. Pablo dice que estamos "unidos a Él en la semejanza de su resurrección", así como estábamos "unidos a Él en la semejanza de su muerte". Este punto no debe escapar a nuestra atención. Es solo de semejanza de lo que habla Pablo aquí y el texto griego lo muestra claramente. Desafortunadamente, esto es a menudo malinterpretado como si Pablo estuviera hablando de una recompensa en el cielo.

Cuando fuimos "bautizados en la muerte de Cristo" y cuando estamos "unidos a él en la semejanza de su resurrección", entonces experimentamos una metamorfosis o un cambio completo. Pablo hizo referencia a esto cuando en 2 Corintios 5:16,17 escribió: "Así que de ahora en adelante ya no consideramos a nadie desde el punto de vista humano. Aunque hemos considerado a Cristo de esa manera antes, ya no lo consideramos de esa manera. Por lo tanto, si alguien está en Cristo, es una nueva creación. Las cosas viejas han pasado; he aquí que han surgido cosas nuevas". Al escribir estas palabras, Pablo está citando la profecía de Isaías, registrada en el capítulo 43.

Sin embargo, a pesar de lo que se ha dicho hasta ahora sobre la adopción, hay un acontecimiento relacionado con la adopción que todavía está pendiente. Este glorioso evento ocurrirá en la parusía (venida o presencia) de Jesucristo, y se llama "la revelación de los hijos de Dios". Este es el evento al que Pablo se refirió en Romanos 8:23. Acababa de decir que "toda la naturaleza creada gime hasta ahora, como en dolores de parto", por lo que hizo este comentario muy revelador sobre los que se convierten en hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús ahora en esta época. Notemos lo que dice en el versículo 23, "Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es decir, la redención de nuestro cuerpo." El texto griego aquí dice: "liberación por medio del rescate de nuestro cuerpo". En otras palabras, Pablo está hablando de liberación del cuerpo y no de dejar el cuerpo.

Pablo dice que estamos "esperando la adopción". Así que esto plantea una pregunta muy importante. ¿Cómo conciliamos estas palabras, es decir, estamos "esperando la adopción", con lo que dice en otra parte, es decir, sobre convertirse en hijos de Dios ejerciendo la fe en Cristo Jesús? Esta puede ser una de esas cosas difíciles de las que Pedro habló. Sin embargo, la respuesta es evidente si consideramos esta cuestión más de cerca.

Las Escrituras a menudo hablan de eventos futuros, como si ya hubieran ocurrido. Hay muchos ejemplos de esto. Un ejemplo es Abraham. A pesar de que había muerto, desde la perspectiva de Dios estaba viviendo. Otro ejemplo con el que todos estamos familiarizados es que Dios declara justos a los que ejercen fe en su Hijo Jesucristo. Y sin embargo sabemos que incluso un creyente no es realmente justo, sino un pecador. Por esta razón, Pablo dijo que las cosas que quería hacer, no las hacía, pero las cosas que odiaba, las hacía. Esto es cierto en el caso de todos los creyentes. Así que cuando Dios nos declara justos en base a nuestra creencia en Cristo, desde su perspectiva ya somos justos. Pero, así como Abraham, que vive a los ojos de Dios, todavía espera la resurrección de los muertos, así es en nuestro caso. Desde la perspectiva de Dios, nos convertimos en sus hijos ejerciendo la fe en Cristo. Sin embargo, todavía esperamos la adopción. Y lo que eso significará para nosotros es, como dice Pablo, "liberación de nuestros cuerpos", es decir, del pecado. Así que como dice Pablo en 1 Corintios 15:42-54, este cuerpo carnal, pecaminoso y corruptible nuestro será reemplazado por un cuerpo incorruptible y recibiremos la inmortalidad. ¿Cuándo recibiremos la inmortalidad? En la parusía de nuestro Señor Jesucristo. (Ver también 1 Tes. 4:14-17).

La revelación de los hijos de Dios será un evento glorioso. El escritor de Hebreos dice que Dios "le ha sujetado todas las cosas", es decir, a Cristo, y a partir de esto añade, "no vemos todavía todas las cosas en sujeción a él". (2:8) Una vez más, vemos un ejemplo de cosas que aún no han ocurrido como si ya hubieran ocurrido. Hebreos 2:10-13 dice: "Al llevar a muchos hijos a la gloria, era conveniente que Dios, por quien, y a través de quien todo existe, hiciera perfecto mediante el sufrimiento al autor de su salvación. Ahora bien, tanto lo que santifica como lo que es santificado vienen de uno. Por eso Jesús no se avergüenza de llamarlos hermanos y hermanas. Dice: "Proclamaré tu nombre a mis hermanos; en la asamblea te alabaré.” Y también: "En él pondré mi confianza." Otra vez dice: "Aquí estoy con los hijos que Dios me ha dado".

En la parusía de Cristo Jesús, será cuando estos muchos hijos se unan a él como Reyes y Sacerdotes asociados en el Reino de Dios ¿Cuál será su propósito? Jesús da la respuesta en Apocalipsis 2:26-28, "Al que venciere y hiciere mi voluntad hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones". "Las gobernará con vara de hierro y las romperá en pedazos a una vasija de arcilla. Les daré la misma autoridad que recibí de mi Padre..." Al decir esto, Jesús está en realidad citando el capítulo dos del Salmo, que dice (en los versículos 10-12), "Por lo tanto, oh reyes, sed sabios; aceptad la advertencia, gobernantes de la tierra. Adorad al Señor con temor; alegraos con temblor. Besen al hijo, no sea que se enfade y sean destruidos de repente, porque en un instante se enciende su ira. ¡Qué felices son todos los que se refugian en él!" Esta actividad es lo que Pablo describe en 1 Corintios, capítulo 15 como "someter todas las cosas al Cristo".

Los que se convierten en hijos de Dios ahora, en esta época, son sólo las "primicias", ya que son los primeros en llegar a Dios a través de Cristo, para formar parte de la familia o casa de Dios. Habrá muchos, muchos más por venir. Hablando de estas personas, Apocalipsis 22:14 dice: "Bienaventurados los que lavan sus ropas, para que tengan derecho al árbol de la vida, y puedan entrar en la ciudad por las puertas". Esa ciudad es la congregación de los hijos de Dios ahora, en esta época. En la parusía de Cristo, esta ciudad santa, también llamada "Nueva Jerusalén" y "la tienda de Dios" estará con la humanidad. Apocalipsis 21:24-26 dice: "Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los reyes de la tierra le entregarán sus espléndidas riquezas. Sus puertas estarán abiertas todo el día, pues allí no habrá noche. Y llevarán a ella todas las riquezas y el honor de las naciones." Así, los que se convierten en hijos de Dios ahora, en la era actual, son sólo los primeros, o "primeros frutos" en el orden de las cosas. Por supuesto, como tales apreciarán la singular distinción de ser reyes y sacerdotes con Cristo, y junto con él gobernarán las naciones. Ayudarán a llevar a toda la humanidad obediente al dominio de Cristo. Por eso es por lo que el evento del que habla Pablo en el capítulo 8 de Romanos es tan importante. Romanos 8:18-21 dice: "Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios." Sí, "la creación misma", es decir, aquellos que se someten a Cristo, y que practican la fe en Cristo, también se convertirán en hijos de Dios. De esta manera, el propósito original de Dios para la humanidad y la tierra se cumplirá.

__________________
Lewis Hrytzak

Traducción del artículo Tornando-se Filhos de Deus — Como e Quando? (en Mentes Bereanas) y publicado aquí con permiso




No hay comentarios :

Publicar un comentario