lunes, 21 de agosto de 2017

¿Qué es el “fuego eterno”?

Hay algunos pasajes en la Biblia que hacen referencia al “fuego eterno” o “fuego que nunca se apaga” como el destino de los que finalmente son desaprobados por Dios. Estos pasajes suelen ser utilizados como apoyo bíblico al infierno tradicional. Según los defensores de esta enseñanza, la expresión “fuego eterno” evoca el sufrimiento eterno que el fuego llameante causa a todas las personas que son arrojadas allí. Los pasajes a los que hacemos referencia son:
Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará” (Mateo 3:12)
Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.” (Mateo 18:8)
Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles […] E irán éstos al castigo eterno” (Mateo 25:41, 46)
Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado […] Y si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo; mejor te es entrar a la vida cojo, que teniendo dos pies ser echado en el infierno, al fuego que no puede ser apagado […] Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo; mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado al infierno, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.” (Marcos 9:43, 45, 47, 48)*
* No se incluyen los versículos 44 y 46 porque es un hecho reconocido que no están en los mejores manuscritos; por lo que deben omitirse. De todos modos, el mensaje de estos versículos se repite en el versículo 48.
Su aventador está en su mano, y limpiará su era, y recogerá el trigo en su granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará” (Lucas 3:17)
Si nos detenemos un poco, al leer estos pasajes notamos aspectos ajenos a nuestra experiencia: ojos que hacen tropezar; la necesidad de cortar manos, pies y ojos, un gusano que no muere, etc.

Es evidente que estos pasajes contienen figuras retóricas que no pueden ser tomadas literalmente; pasajes que por sí solos carecen de un claro significado; y por tanto, necesitan una explicación satisfactoria. Por eso, teniendo en cuenta los términos simbólicos que le rodean, tenemos razones, para al menos, dudar de que “fuego eterno” sea una figura literal. Pero ¿Existen argumentos bíblicos que sean concluyentes en ese sentido? Sí, precisamente mediante el último pasaje que contiene la expresión “fuego eterno”:
como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.” (Judas 7) 
Aquí tenemos una referencia a un relato bíblico que conocemos bien y no tenemos ninguna dificultad en entender. El castigo a Sodoma y Gomorra se describe en los capítulos 18 y 19 de Génesis. Ahí nos dice que, cuando el pecado de Sodoma y Gomorra se hizo ‘insoportable y gravísimo’ (Génesis 18:20), Dios decidió castigar a sus habitantes haciendo “llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte del Señor desde los cielos”  (Génesis 19:24)

Así que, al mismo fuego que llovió sobre Sodoma y Gomorra, Judas lo denomina “fuego eterno”. ¿Quiere decir que este fuego ha seguido ardiendo desde entonces? La evidencia no puede ser más irrefutable: Nadie puede señalar ningún fuego ardiendo en esas ciudades, ni ahora, ni en los días de Judas.

Así pues, dado que no podemos tomarla como una expresión literal ¿A qué se refería Judas al hablar del “castigo del fuego eterno”? ¿En qué consistió dicho castigo? El relato de Génesis es muy claro al respecto:
porque vamos a destruir este lugar […], Jehová nos ha enviado para destruirlo” (Génesis 19:13)
Jehová va a destruir esta ciudad” (Génesis 19:14)
Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego […] y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra” (Génesis 19:24-25)
cuando destruyó Dios las ciudades […], y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción” (Génesis 19:29) 
El mismo Jesús declaró: “mas el día en que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y los destruyó a todos” (Lucas 17: 29)

Y el apóstol Pedro dijo: “[Dios] condenó por destrucción a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a ceniza” (2 Pedro 2:6) Pedro añade el importante detalle de que la destrucción se realizó hasta que las ciudades quedaron ‘reducidas a ceniza’.

Todo el testimonio bíblico manifiesta de manera incuestionable que el propósito de llover “del cielo fuego y azufre” sobre Sodoma y Gomorra fue la completa destrucción de las ciudades hasta ‘reducirlas a ceniza. En eso consistió el castigo; nada que ver con experimentar sufrimiento eterno en un fuego literal.

Un ejemplo más

La interpretación del “fuego eterno” de Sodoma y Gomorra no es un caso aislado. En el Antiguo Testamento encontramos al menos, otro ejemplo que ilustra este uso simbólico:
Pero si no me oyereis para santificar el día de reposo, y para no traer carga ni meterla por las puertas de Jerusalén en día de reposo, yo haré descender fuego en sus puertas, y consumirá los palacios de Jerusalén, y no se apagará.” (Jeremías 17:27) 
Con estas palabras, el profeta Jeremías estaba anunciando a su pueblo que si no obedecían, Dios haría “descender fuego” que “no se apagará” sobre Jerusalén. Ese castigo finalmente se ejecutó cuando tiempo después, los babilonios “quemaron la casa de Dios, y rompieron el muro de Jerusalén, y consumieron a fuego todos sus palacios, y destruyeron todos sus objetos deseables” (2 Crónicas 36:19) De nuevo tenemos que la expresión ‘fuego que no se apagará’ no puede interpretarse literalmente, por la sencilla razón de que, si fuéramos a Jerusalén comprobaríamos que ese fuego literal no existe; y por tanto, hace mucho que se apagó. Otra vez comprobamos que el propósito de aquel fuego fue consumir los palacios de Jerusalén; es decir, para su total destrucción.

Conclusión bíblica

Siempre que necesitemos aclarar el significado de alguna expresión bíblica, debemos acudir a la palabra de Dios y dejar sea la misma Biblia quien se interprete a sí misma. Así lo hacemos cuando comparamos con otros pasajes que mencionan el mismo asunto, y cuando permitimos que los pasajes que son claramente comprensibles arrojen luz sobre los pasajes un tanto oscuros en su significado.

De ese modo, comprobamos que todos los pasajes mencionados al principio del artículo, y que hacen referencia al “fuego eterno” o “fuego que nunca se apaga” (Mateo 3:12; 18:8; 25:41, 46; Marcos 9:43, 45, 47, 48; Lucas 3:17; Judas 7), de ningún modo se han de entender como un lugar literal donde el fuego arde continuamente.

La evidencia perceptible junto con el indudable testimonio bíblico nos enseña que, tanto el “fuego eterno” que ‘redujo a ceniza’ a Sodoma y Gomorra, como el fuego que “no se apagará” que ‘consumió’ a Jerusalén, son expresiones que, lejos de entenderse literalmente, son hipérboles (exageraciones) que tienen el sentido de completa destrucción.

14 comentarios :

  1. estoy leyendo el comentario, y yo creo que el fuego que cayò del cielo es el fuego del sol porque ese astro llamado centro del sistema solar arde desde la creaciòn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que tal si Dios mandó un meteorito. Pero son solo teorías nuestras

      Eliminar
    2. No podría ser el sol un fuego del cielo para jucio, porque el sol si bien sigue ardiendo nos es de destrucción sino al contrario necesario para vivir, es por eso que el sol fue creado al principio de la creación porque iba a ser necesario para nuestra subsistencia

      Eliminar
  2. queda claro. la tortura eterna es una blasfemia como tantas otras.

    ResponderEliminar
  3. Es, sin duda , la doctrina del Fuego Eterno, tal como se entiende en la Cristiandad, una doctrina inventada por el diablo,y en consecuencia falsa.
    Millones de personas han sufrido indeciblemente a través de los siglos creyendo que en el corazón bondadoso de Dios Él ideó un lugar de eterno sufrimiento. Nada más lejos de Su Amor eterno.
    La idea creida en cuanto a un lugar de dolor eterno deshonra al Creador y minimiza su Compasión, su Amor y su Misericordia.
    Es un engaño brutal del enemigo para infundir miedo y terror ante la muerte. El castigo eterno es la destrucción eterna que también, después de padecer por un tiempo acontecerá al mismo Satanás, de quien se dice en Isaías 14 y Ezequiel 28 que incluso ése ser perverso dejará de existir.
    Dios les bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que pasa cuando cuando Dios se enoja. ( La destrucción de los cananeos.) Por qué los destruyó?

      Eliminar
    2. El verdadero Dios no tiene ira ni enojo ni celos, porque tofo esi ea fruto de la carne, el Verdadero Dios creador del cielo y la tierra es la figura perfecta del amor, obvio el amor verdadero no fingido y no hablo de jehova

      Eliminar
  4. El fuego eterno es lo que dure en consumirse lo que Dios pone en el fuego,ya que Dios no se va a quedar contemplando toda una eternida el castigo al cual sometio y prometio a todos aquellos que no obedecireron su Palabra

    ResponderEliminar
  5. El fuego eterno es Dios mismo, por eso Judas dice que Sodoma y Gomorra fueron castigados por el fuego eterno (Dios) el es es eterno, nadie más.

    ResponderEliminar
  6. El fuego eterno no es el del sol, asi lleve ardiendo desde la semana de la creación.Respetuosamente les digo que el sol no es un instrumento que Jehová Dios hubiera tenido que utilizar. Fuego Eterno es el fuego de Dios, procedente de Dios. Por eao es eterno. ¿citas bíblicas? Ok.Vayan a Daniel 7:9,10. Vayan ahora a Deuteronomio 4:24 y luego a Hebreos 12:29.¿Pruebas? Claro. No fue con fuego del sol ni con fuego humano como Nadab y Abiú los hijos de Aaron murieron calcinados. Vayan a Levítico 10: 1,2.veo que al redactor del analisis le faltó recurrir a esta revelacion Bíblica.

    ResponderEliminar
  7. Siendo Dios eterno, y siendo Él, fuego consumidor, lo que Dios queme se habra quemado para siempre. ¿como entender esto? Juan Hus y los martires de la fé que murieron en la hoguera de la inquisicion, no están quemados para siempre porque el fuego con el que ardieron eta fuego producido por elementos de la naturaleza. Ellos resucitaran a vida eterna porque elfuego de Dios no es el que los quemó. Igualmente los hombres que han muerto calcinados estando en pecado, resucitaran paraperdicion eterna y será entonces cuando el Fuego que no se apaga, el fuego de Dios, los calcinará "para siempre" Vayan a Apocalipsis 20.

    ResponderEliminar
  8. Amigos que da Claro que eñl Fuego eterno es Dios porque a Moises se aparesio como un Fuego en la zarsa y Dios es eterno Fue mas eterno Es Dios cuando leemos la Biblia nos vamos dando de cuenta que El Infierno es Doctrinas Humanas .

    ResponderEliminar
  9. Apocalipsis 21 8
    8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los afornicarios y bhechiceros, y los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la segunda muerte.
    este versiculo habla y confirma lo que jesus habla en los evangelios,hablando del juicio final dice.
    "los incrédulos". Aquellos que se niegan a aceptar el Evangelio.
    "Los abominables". Es un término general que se aplica a diferentes tipos de personas, aunque con frecuencia se relaciona con la inmoralidad sexual.
    "Los homicidas". Son los asesinos, pero aquí se podría incluir también a los perseguidores del cristianismo.
    "Los fornicarios". El término se emplea en el Nuevo Testamento para referirse en forma genérica al pecado sexual.
    "Los hechiceros". Quizá relacionado con el culto a los ídolos.
    "Los idólatras". Aquellos que ponen otras cosas o personas en el lugar del verdadero Dios.
    "Los mentirosos". Los que no aman la verdad.
    Todos estos "tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda". En contraste con las maravillosas bendiciones que los hijos de Dios recibirán, aquí vemos el triste destino que aguarda a los pecadores que no quieren aceptar a Cristo.la biblia dice juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él”:
    pablo inspirado por espiritu santo dice hablando del los que no conocen a DIOS y no obedecen el evangelio lea con atencion. yo pense que esta pagina estaba a favor de las almas perdidas pero a DIOS le daran cuenta el dia del juicio final de apocalipsis 20:11
    2 Tesalonicenses 1:8-9
    8 en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;
    9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,
    Apocalipsis 20:15
    15 Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. escudriñad las escrituras no sea que su fin sea el fuego eterno. DIOS LE BENDIGA

    ResponderEliminar
  10. El fuego eterno, es el mismo Dios Todopoderoso.
    El es fuego consumidor y fuego qué nunca se apagará.

    ResponderEliminar